© 2018 admin

tempOrAdA

Lo malo de vivir en una ciudad balneario, es esta sensación de que los visitantes tienen un punto de huéspedes demandantes, por más que sea así hay que reconocer lo que es y lo que somos y no despreciar los regalos de la oportunidad 🙂 …en cualquier caso BienvenidOs 🙂